• 25 de Mayo 2251 - 2º piso (Galería Santa Fe) - Santa Fe
  • 0342 4815575
  • info@website.com
  • Lun a Vie de 08:00 a 13:00 hs

DISCAPACIDADES: LA CONSECUENCIA INVISIBLE DE LOS SINIESTROS VIALES

Los siniestros de tránsito constituyen una de las principales causas de muerte en personas jóvenes.  Sin embargo, las secuelas y las discapacidades resultantes no se reflejan ni se dimensionan como una posibilidad real por la sociedad. Las personas que sufren lesiones graves en el tránsito representan el 30% del total y son también las que más contribuyen a engrosar el índice de discapacidad en el país. Según un estudio del Observatorio Vial de la Agencia Provincial de Seguridad Vial, 7 de cada 100 lesionados en accidentes que ingresaron tuvieron algún tipo de secuela, la mayoría motociclistas menores de 35 años y el 5% de los que fueron internados egresaron del efector de salud con un Certificado Único de Discapacidad en trámite.

El 14 de Abril se conmemora el Día de la Víctima con Discapacidad por Hecho de Tránsito que tiene por objeto sensibilizar sobre las secuelas y afecciones que generan discapacidad causadas por siniestros viales. Desde un enfoque global sobre la salud, todos los esfuerzos están orientado a visibilizar las discapacidades que afectan la calidad de vida, la autonomía y el pleno desarrollo de las personas.

El Subsecretario de la Agencia Provincial de Seguridad Vial, Osvaldo Aymo, es contundente al afirmar que “la cantidad de personas fallecidas en accidentes de tránsito, a pesar de su impacto, no representa el total de la problemática. Es, como decimos siempre, sólo la punta del iceberg. Este escenario adquiere real dimensión cuando se completa con la gran cantidad de lesionados de distinta consideración, muchos de ellos con discapacidad de por vida”.

Vida y calidad de vida

Las causas y las consecuencias de los traumatismos resultantes del tránsito son múltiples y complejas, no sólo a nivel físico, sino también psicológico, cultural, social.  Según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren cerca de 1,5 millones de personas en las rutas del mundo entero, y entre 20 y 50 millones padecen traumatismos no mortales. En Argentina, por cada muerte en una colisión en la vía pública, dos personas quedan con secuelas graves, sin poder continuar con su vida laboral y social.

Si bien aún no existe un registro fehaciente de las personas que quedan con algún tipo de discapacidad tras haber sufrido traumatismos resultantes del tránsito, la Dirección Provincial del Observatorio Vial de la APSV está llevando a cabo estudios en efectores de salud a partir del seguimiento de las historias clínicas de pacientes hospitalizados por lesiones en el tránsito. El equipo de profesionales abocado a dicha tarea encontró que los traumatismos múltiples son los más frecuentes (22,4%), seguido del traumatismo de cabeza y el cuello (18%), de miembros inferiores (rodilla, pierna, tobillo y pie), 17,5%. En miembros superiores el 14,1 % y tórax, abdomen y cadera el 6,5 %.  7 de cada 100 lesionados en accidentes que ingresaron tuvieron algún tipo de secuela, la mayoría motociclistas menores de 35 años.

Quizás el dato más relevante a extraer es que el 5% de los que fueron internados egresaron del efector de salud con un Certificado Único de Discapacidad en trámite.

Años perdidos

En la provincia es conocido el número de víctimas fatales ocurridas por siniestros viales, sin embargo, aún se desconocen los efectos de los mismos sobre la morbilidad en la población. En este contexto, se está trabajando en una investigación sobre la estimación de los Años de vida perdidos y Vividos con discapacidad (DALYs) como consecuencia de la siniestralidad vial para la población de la provincia de Santa Fe a partir del año 2015, utilizando la metodología propuesta por Murray y López (1996) sobre GBD a través de la herramienta “Road Safety Calculator” y logra estimar los años de vida perdidos como consecuencia de los siniestros viales, definidos éstos como la diferencia entre la expectativa de vida y la edad de fallecimiento de las víctimas, y los años vividos con discapacidad o “mal” vividos de los lesionados por el tránsito, que se ajustan a partir de parámetros establecidos internacionalmente según la gravedad de las lesiones padecidas.

A partir de la información provista se puede estimar cuánta salud está perdiendo la sociedad de la provincia de Santa Fe como consecuencia de la siniestralidad vial.

En el año 2017 los Años de Vida Perdidos y Vividos con discapacidad (DALYs) por ocurrencia de siniestros viales fueron 29.796 para toda la Provincia. La desagregación de DALYs según sexo, edad y tipo de usuario de la vía, mostró que el perfil de usuarios más vulnerable frente a la siniestralidad vial es mayoritariamente masculino, entre 15 y 39 años, y motociclistas. En tanto que, en el año 2018, los DALYs como consecuencia de la siniestralidad vial en la provincia fueron 31.653. Esto implicó un aumento interanual del 5,95% de la Carga Global por Enfermedad en relación a la siniestralidad vial.

En resumen, los DALYs se concentran en el rango etario que va de los 15 a los 39 años, es decir entre los jóvenes que constituyen la población más vulnerable frente a las consecuencias de la siniestralidad vial. Los jóvenes entre 15 a 39 años, concentran más del 50% de las víctimas, lo que representa un 71% de DALYs en 2018 y un 68 % en 2017. Esto último está relacionado a la naturaleza de los DALYs que aumentan cuánto más jóvenes son las víctimas, poniendo de relevancia el impacto en la salud de la morbi-mortalidad prematura.

Las historias de dolor y resiliencia dea las personas que sufren un siniestro vial y deben convivir con la discapacidad desnudan un aspecto muchas veces ignorado o minimizado de la problemática y sus consecuencias.  Promover el cambio es posible y necesario.  Tomar conciencia de que sufrir alguna limitación física a causa de un hecho vial es una posibilidad real que, en la mayoría de los casos, se podría haber evitado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

INFORME DE TRÁNSITO

DE RUTAS Y ACCESOS DE LA PROVINCIA DE SANTA FE